La idea

Hace unos días vi de nuevo Cube. La primera vez que la vi me encantó, y la segunda no me defraudó. Al margen de lo rara e inquietante que es la película, el mejor momento es cuando los protagonistas supervivientes de esa cárcel-laberinto llena de trampas sádicas encuentran la salida y uno de ellos no se quiere ir porque fuera le espera «la estupidez humana».

Estaba buscando algo sobre lo que escribir un blog, y de repente se me encendió la bombilla: qué gran tema este de las estupideces que hacemos los seres humanos. Al empezar a indagar sobre el tema lo primero que me salió es la cita de Einstein, tan genial que tuve que ponerla en la cabecera (a pesar de ser la típica que los frikis se ponen en las camisetas). Lo siguiente que vi es que hay mucha literatura sobre el tema. Hay muchos ensayos psicológicos sobre nuestra tendencia a la estupidez y a la irracionalidad, pero los mejores libros son los que hablan de las grandes estupideces de personajes históricos. Leyendo alguno de ellos te das cuenta de que la estupidez es algo que siempre ha acompañado a la humanidad, y además da la impresión de que a medida que nos hacemos más «listos» la estupidez no sólo no nos abandona, sino que parece acrecentarse y adoptar nuevas formas.

Soy economista y me dedico a la enseñanza. No me considero un erudito sobre ninguna materia, más bien un «aprendiz de mucho y maestro de nada». Con este blog sólo pretendo escribir y reflexionar acerca de hechos que he leído en algún momento y me han llamado la atención por lo absurdo del comportamiento de sus protagonistas.

Espero que ningún lector se sienta ofendido, yo soy plenamente consciente de que no estoy libre de «estupidez», de hecho, ningún ser humano lo está desde que adquiere el uso de razón.

Estupidez humana. Humana sobra, realmente los únicos estúpidos son los hombres

Jules Renard